Villa romana «La Dehesa» y el museo «Magna Mater», Cuevas de Soria.

Instalaciones_villa_romana_Dehesa_Cuevas_Soria
Instalaciones_4_villa_romana_Dehesa_Cuevas_Soria
Instalaciones del Museo y la Villa

Esta villa de la «Dehesa» junto con la de los «Villares» y la de los «Quintanares«, componen el proyecto de musealización de Magna Mater. En los tres yacimientos se representa a la diosa de la abundancia, hecho muy relevante y excepcional.

Los trabajos emprendidos por Blas Taracena en 1928 sacaron a la luz un magnífico conjunto arqueológico en el cual destacan por su calidad artística una serie de mosaicos geométricos polícromos que muestran la suntuosidad con la que se construyó el edificio.

La villa ocupa unos 4.000 m2, presentando planta rectangular organizada en torno a un amplio espacio central ajardinado. Cuenta con una serie de originales estructuras arquitectónicas, conjunto termal y más de treinta habitaciones de distintos tamaños con suelos de mosaico, muchas de ellas con cabecera semicircular de las que no se ha averiguado su uso con exactitud.

Familia propietaria de la villa

No es frecuente conocer el nombre del propietario de una villa romana, sin embargo en la villa de Cuevas aparece un monograma que se repite sistemáticamente en sus mosaicos. Desde su descubrimiento se conocían estos monogramas, aunque no habían podido ser descifrados hasta que, nuevos descubrimientos y estudios epigráficos, han permitido conocer que la villa pertenecía los “Irrico” o “Irricos”, dado que se han hallado varias inscripciones en las proximidades de la villa donde figuran personajes con este nombre. En sus últimos estudios, el Dr. Fernández Galiano llegó a la conclusión de que el monograma estaba compuesto originalmente por dos elementos asociados: un bidens (instrumento agrícola) y las letras de IRRICO, nombre gentilicio de origen celtibérico de la familia de más relieve en la zona, que mantuvieron el orgullo de ser celtíberos, a pesar de su plena romanización.

Una de las hipótesis de las funciones de esta edificación de doble planta es monacal, de culto pagano celtíbero (a la Madre Naturaleza), debido a una serie de elementos arquitectónicos más propios de los monasterios que de las villas de funciones agrícolas y ganaderas.
Llama la atención una bañera revestida en su cara interior por mosaico, donde posiblemente se hubieron efectuado ritos de bautismo o iniciación.

Mosaicos que no se encuentran in situ

El MAN expone en una se la sala 22, este mosaico geométrico con anagrama del siglo IV realizado en caliza. En deposito también se alberga otro de carácter geométrico y representado en la villa a través de una lona con su fotografía impresa.

Deja un comentario