Villa romana de Veranes, Gijón.

Oecus_1_mosaico_romano_Veranes
Exterior_Villa_romana_Veranes
Foto: www.turismoasturias.es

La villa de Veranes se construyó a 12 kilómetros del núcleo de la Gegionem romana (Gijón). Estuvo en uso desde el siglo I d.C. al V d.C y era un gigantesco complejo agropecuario –con zona residencial, pars urbana, y de trabajo, pars rustica– de más de 3.500 m2. Una de las funciones que se le atribuyen era el control de la extracción del oro que necesitaba Augusto para su campaña en la Dacia.

Unos corrimientos de tierra en la zona y el declive del Imperio Romano son dos de las causas de su abandono. A partir de la segunda mitad del siglo V, perdió su estatus como centro de poder y quedó restringida al uso religioso con el culto de San Pedro y Santa María. Hasta el siglo XIV fue utilizada como necrópolis, se han encontrado más de 600 tumbas.

Los restos arqueológicos visitables corresponden a la pars urbana reformada y ampliada en tres ocasiones a lo largo del siglo IV. Se reconocen la sala de estar o exedra, el comedor o triclinio, los baños o termas, las habitaciones del señor o diaeta y el espacio de recepción uoecus. Explicación detallada de estos espacios en una domus romana.

Los Mosaicos

El mosaico localizado en el oecus es el más grande de Asturias conservado in situ. Se trata de un mosaico típico del siglo IV sin representaciones humanas, con nudo de salomón, rosa de los vientos, cruces… A pesar de contar con todas las teselas, no se ha podido reconstruir por completo. Los corrimientos de los que hablaba al principio hicieron que las teselas acabaran apiladas a los pies de los peldaños exteriores y no se han conservado los diseños.

Fuera de este yacimiento, pero propios de él, se encuentran pequeños fragmentos de mosaicos en el Museo-Casa natal de Jovellanos y una desafortunada reconstrucción con fragmentos inconexos expuesta en la iglesia de San Juan Bautista o Abadía de Cenero.

Información sobre el estudio y características de sus mosaicos .