Localización y acopio de materiales pétreos.

Alumnos de mosaicos recogiendo piedra en cantera natural
Alumnos de mosaicos recogiendo piedra en cantera natural

Un taller de mosaicos precisa de gran variedad de materiales pétreos con los que confeccionar mosaicos de tipo romano.

Para esta tarea es preciso ser selectivo con el tipo de piedra a emplear, pues no solo hay que tener en cuenta su tonalidad.

Aspectos como la dureza, textura, tamaños de grano, si alberga cristales en su composición y dimensiones de estos,  si se ha formado mediante láminas o no, si es compacta o se disgrega… son muchos matices que nos hacen decidirnos por unas y desechar otras.

Las más usadas y accesibles al adecuarse sus características a las necesarias para una correcta elaboración de un mosaico pétreo son:

Rocas calcáreas (calizas y mármoles), areniscas, anfibolita…

Algunas de estas piedras podemos encontarlas en «canteras locales» como son taludes generados en la construcción de una carretera, cantos rodados junto a las riveras de los ríos, restos de trabajo de marmolerías o prospectando por el campo.

Deja un comentario