Limpieza y acabados

Limpieza_restos_cola_polivinilica_mosaico_romano_Escuela_Arte_Merida
Aplicacion_efecto_mojado_mosaico_romano_Escuela_Arte_Merida
Aplicación de abrillantador «efecto mojado»

Retirado de arena mediante aspiración y brocha

Toda la arena lavada de río, que cribamos y esparcimos por los intersticios y reborde del mosaico, ha cumplido su función. Por lo tanto, procedemos a retirarla con ayuda de una brocha de cerda dura y aspiración.

La parte trasera del mosaico también precisa una limpieza mecánica con ayuda de la brocha. Pues hay restos de cemento que subieron junto con el agua a la superficie del mortero tras el vibrado.

Al mismo tiempo, es preciso suavizar las aristas perimetrales de la parte trasera del mosaico. De tal forma que con ayuda de una piedra de esmeril se biselan, evitando que dichos cantos puedan marcar la pared en la cual se excesiva el mosaico definitivamente.

Trenzado de alambre como método de anclaje

El sistema de fijación al muro se facilita mediante el empleo y trenzado de un fragmento de alambre de acero inoxidable entre los dos colgadores. Esta pieza facilitará su colocación, al mismo tiempo que reduce el número de alcayatas y tacos necesarios para sustentar y nivelar el mosaico una vez en el muro.

Eliminación de residuos de cola polivinílica

El adhesivo provisional empleado en la adherencia de las teselas a la tarlatana ha sido una solución de 50% de cola polivinílica y 50% agua.

Con la retirada de la tarlatana se hacen visibles los residuos de este adhesivo en algunas de las caras vistas e intersticios de las teselas. Esta cola es reversible en agua jabonosa, pero debemos ayudarnos, para su óptima retirada, de punzones y cepillos de cerda dura.

Aplicación del abrillantador “efecto mojado”

Las teselas empleadas en la elaboración de un mosaico de inspiración romana, no presentan a priori un colorido intenso. Éste, se obtiene mediante el pulido de las mismas o aplicando y bruñendo productos que actúen como abrillantador y potenciador del color en los distintos tipos de piedra.

Deja un comentario